El M+J desaprueba que el ajuste se aplique una vez más sobre los desfavorecidos del mundo

By 0 Comment

“Ciertamente no estamos en los prolegómenos de una guerra mundial”, comenta Antonio Sieira, presidente de la formación, “pero los retos a los que se enfrentan nuestros líderes políticos son ciertamente más complejos, y deberían estar a la altura de ellos: la pobreza, la destrucción del medio ambiente, la exacerbación de los integrismos…”.

En el año 1995 todos los partidos políticos firmaron el “Pacto por la Solidaridad”, comprometiéndose a destinar el 0,7% del PIB a Ayuda al Desarrollo. “En la mitad de la segunda legislatura del Presidente Zapatero”, prosigue Sieira “ya sabemos que no va a ser posible. Tras 15 años de promesas incumplidas, y a pesar de la demanda social, podemos constatar que una manera adecuada de poner en primera página de la agenda política los derechos de los “sin voz” (y “sin voto”) es precisamente pasando a la acción política”.

Un aspecto todavía más importante, y que el gobierno puede implementar en esta época de crisis es la calidad de esta ayuda, que debe emplearse de manera eficaz: una ayuda eficaz prioriza a aquellos países que más necesitan los recursos y contribuye a financiar los programas de desarrollo propios de los países receptores, sin embargo, en 2006, el 13,82% de la ayuda española estuvo vinculada a la compra de bienes y servicios españoles. España es hoy el sexto país donante con más ayuda vinculada a intereses comerciales y geopolíticos.

El M+J desearía tener una representación parlamentaria suficiente que pudiera accionar los mecanismos políticos necesarios para que no se siguieran incumpliendo estas urgentes demandas de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

El M+J recuerda que sólo llamamos “crisis” a lo que nos ocurre en los países desarrollados, mientras que hay países que viven en una crisis permanente.

TAGS:

Leave a Comment