12 respuestas contra la pobreza.

By 0 Comment

soluciones pobrezaDesde Por Un Mundo Mas Justo queremos reevindicar hoy 12/12/12 ” 12 propuestas contra la pobreza· impulsadas por la Alianza Española contra la Pobreza que son la respuesta de numerosos colectivos ante la persistencia de las desigualdades sociales.

 1. Aportar el 0,7% en el 2013:

Este es el compromiso de todos los partidos políticos en el Pacto de Estado contra la Pobreza y no hay excusas para aplazarlo o incumplirlo.

2. Respetar los Derechos Humanos:

Las vulneraciones de los Derechos Humamos (DDHH) civiles, económicos, políticos, sociales y culturales, incrementan la pobreza y la exclusión y, a su vez, conducen a nuevos abusos. Los Estados y las empresas deben cumplir los DDHH respetando su universalidad, indivisibilidad e interdependencia, garantizando la no discriminación, la participación de las personas que viven en pobreza y asegurando mecanismos de rendición de cuentas si se da un incumplimiento de obligaciones en el ámbito de estos derechos.

 

3. Luchar contra el Cambio Climático:

Deben adoptarse las medidas necesarias para que se reduzca la emisión de CO2  y cumplir con los compromisos adquiridos en Kyoto, Copenhague y los que vayan surgiendo para evitar el calentamiento global, que ya está afectando a millones de personas en los países empobrecidos y provocando más pobreza.

4. Promover el Derecho al trabajo con derechos:

Es necesario extender los acuerdos internacionales en materia de trabajo digno mediante la aplicación de legislación internacional de obligado cumplimiento de forma que las empresas respeten las normas internacionales laborales y las transnacionales se hagan responsables de la cadena de subcontratación. Además, se debe promover la creación del Tribunal Internacional que juzgue las violaciones de los DDHH por parte de las Empresas Transnacionales, según la iniciativa de los relatores de la ONU.

5. Controlar a las instituciones financieras:

Las instituciones financieras han causado un debilitamiento de las economías de todos los países y deben ser controladas a través de diversas medidas, tales como eliminación de los paraísos fiscales, imposición de una tasa por transacciones internacionales y la introducción de medidas fiscales progresivas a un mercado financiero especulativo,desarmonizadodesregulado volatil que está, como ya hemos dicho, entre las principales causas de la crisis actual.

6. Revisar las agendas comerciales de la OMC y de la Unión Europea:

Los acuerdos que se tratan de imponer a los países dek ur por parte de la OMC y los llamados Tratados de Libre Comercio (TLC) impulsados por la UE, cercenan sus posibilidades de emprender actividades de desarrollo sostenible y orientado a la satisfacción de las necesidades de sus poblaciones anteponiendo los intereses del capital transnacional y la desregulación de derechos sociales. Al menos cinco de los capítulos sobre los que se tratan de imponer acuerdos a los países del Sur, perjudican con claridad las posibilidades de los más vulnerables, como el capítulo agrícola, el de las negociaciones de los servicios financieros, el de los Servicios Públicos en el AGCS, el de acceso al mercado de productos no agrícolas (NAMA) y el de medicamentos esenciales y recursos biológicos en el ADPIC.

7. Auditar la Deuda Externa y convertirla en Desarrollo:

Las excesivas cargas de deuda impiden el progreso hacia la onsecución de los ODM, ya que reducen la capacidad presupuestaria de los países empobrecidos. La realización de auditorías rigurosas, transparentes y participativas de la deuda, son claves para determinar la responsabilidad de los países acreedores y deudores. Que la Deuda Externa que sea considerada legal y legítima, entre a formar parte de convenios de conversión de dichos importes en financiación para el desarrollo local en el marco del cumplimiento de los ODM, garantizando la participación de las

organizaciones de la sociedad civil de los países del Sur en todo este proceso.

8. Abandonar la “pinza” comercial (Dumping):

Por un lado, hay que prohibir, definitivamente, las subvenciones que permiten a productores de la Unión Europea exportar productos a los mercados del Sur a precios inferiores a su coste de producción. Al mismo tiempo, instamos al abandono de las presiones dirigidas a que los países del Sur reduzcan sus aranceles de importación, o aquellas que promueven la desprotección de los servicios esenciales para la población.

9. Mejorar la Eficacia de la Ayuda:

Se debe completar la Agenda de Acción de Accra y cumplir todos los compromisos contenidos en el desarrollo de la Declaración de París de eficacia de la Ayuda, tanto en la programación y la evaluación, como en la inclusión de los principios de complementariedad y alineación para orientarlas a resultados de desarrollo.

10. Reformar los créditos FAD (Fondos de Ayuda al Desarrollo)

Hay que detener la concesión de préstamos condicionados a la compra de bienes y servicios españoles, y la ayuda ligada debe de ser eliminada definitivamente, de forma que se impida legalmente la utilización de préstamos en la cooperación con Países Menos Adelantados (PMA), Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC) y Países con Índice de Desarrollo Humano bajo (IDH). La gestión de las políticas comerciales españolas en el exterior debe estar rigurosamente subordinada a los principios del desarrollo.

11. Reformar la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)

Esta nueva agencia reformada deberá de ser capaz de gestionar los instrumentos de cooperación principales, haciendo desaparecer así las actuales disputas entre los ministerios de Economía y el de Exteriores. Será una agencia capaz de administrar el 0,7% con coherencia y eficacia, en función de los intereses de los pueblos empobrecidos. Finalmente, tendrá que incorporar profesionales formados en los principios del Desarrollo Humano y motivados por la justicia social global.

12. Promover “otro” Desarrollo

Ante la sociedad española, el Gobierno debe de promover una reflexión sobre nuestro modelo actual de producción y consumo, y reforzar mecanismos de comunicación social y políticas públicas que pongan en valor la reducción del ”hiperconsumo”, el refuerzo de las producciones orgánicas y sostenibles, la economía productiva frente a la especulativa, y el valor de la cooperación frente a la competitividad.

TAGS:

Leave a Comment